El Blog de Grup Xátiva

La soberbia humildad del suquet

La soberbia humildad del suquet

Posted on

Si hay un guiso sencillo, y humilde por excelencia, y que se ha convertido hoy en todo un referente de la alta cocina catalana ese es el suquet. La historia de la receta del suquet empieza como otras muchas que han sobrevivido hasta nuestros días, con el aprovechamiento de alimentos que por su escaso valor no podían ponerse a la venta.

Los orígenes de este plato catalán hay que buscarlos en la época medieval, en la llamada “Olla de Peix” (olla de pescado). Una elaboración de restos de pescado magullado que los marineros hacían en alta mar o a pie de barca y que evolucionó en dos direcciones, hasta convertirse por un lado en la sopa de pescado y por otro en el suquet de peix.

Cada jornada de pesca traía consigo la captura de algunas piezas de pescado que quedaba dañado y maltrecho y que era aprovechado por los pescadores para preparar su propia comida. Con esos restos los marineros preparaban el suquet, un guiso rápido, sencillo y sin pretensiones que desprendía un delicioso jugo. Y ese “jugo” es sin duda lo que mejor define al suquet. Porque “sucar” (mojar, en catalán) es algo que todos solemos hacer cuando nos encanta el sabor de una salsa.

Pescados 3

El jugo que suelta la preparación del plato se enriquece con otros ingredientes, que se le añaden para dar sabor y espesar la salsa, como la picada, o la patata. Y la patata es justamente la principal diferencia entre el suquet y la zarzuela, un plato este último considerado por muchos como la versión burguesa del suquet.

En la actualidad, en los restaurantes, conviven múltiples maneras de preparar un suquet, aunque las elaboraciones más apreciadas siguen siendo las que se hacen a partir del rape, la langosta, el bogavante, los moluscos y las almejas.

En Grupo Xàtiva nos sentimos orgullosos de reivindicar con nuestros platos la historia de los sabores más genuinos de nuestra gastronomía. Por eso, en nuestra carta ofrecemos un rape en suquet con almejas, mejillones y gambas que es una humilde y soberbia delicia para el paladar.

Os esperamos. ¡También vuestros comentarios!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *