taxis barcelonaEn la mayoría de las ciudades los taxis son de colores neutros, poco o nada llamativos. Pero en Barcelona es muy diferente, sus colores los delatan a distancia…

Los taxis son casi un símbolo más de Barcelona. Son inconfundibles y, de alguna manera, contribuyen a que nuestra ciudad sea un poquito más especial. Pero, ¿sabes por qué los taxis son de color amarillo y negro en Barcelona? 

Fue en el siglo XX cuando aparecieron los primeros taxis en Barcelona como herederos de las antiguas calesas (coches a caballo). Los primeros modelos de coches que se utilizaron como taxis fueron fabricados por la Hispano-Suiza de Automóviles, que a partir de 1910 comenzaron a comercializarse y entraron en juego para, poco a poco, ganar terreno a los coches de caballos hasta sustituirlos por completo.

Martin Vidal Pedrola es el nombre del primer taxista autónomo de Barcelona, que comenzó a ofrecer sus servicios desde el 1912 en las esquina de las conocidas calles Aribau y Diputació. Pero no pasó mucho tiempo hasta que comenzó a salirle competencia.

Precisamente porque comenzaba a crecer el número de taxistas en la ciudad, surge la necesidad de acuerdos y organización. De ahí nace la Federación de Arrendatarios de Automóviles siete años más tarde, en 1919.

Luego apareció el Código de Circulación establecido por el  Ayuntamiento, que obligaba a los taxistas a llevar un taxímetro como una línea amarilla en el vehículo. Y es por este hecho que surge la famosa franja amarilla que han heredado los taxis hasta la actualidad.

El sector poco a poco se va estabilizando, en gran parte por el impulso que supuso la Exposición Universal y, en 1934, se decide y determina que serán los colores que hoy hacen tan característicos nuestros taxis, el amarillo y el negro, serán los colores oficiales de los taxis en la Ciudad Condal, con el objetivo de eliminar la competencia interna.

 

¿Conocías la historia de los taxis de nuestra ciudad y el por qué son amarillos y negro?