Elegir el mejor vino puede ser el toque necesario para enaltecer el sabor de tus platos. Aunque no existen reglas fijas, sino ciertas recomendaciones y el gusto del comensal, hay ciertos aspectos a tomar en cuenta. Hemos desarrollado esta pequeña guía para considerar y elegir el mejor vino para complementar los sabores de tus platos, para estas fiestas y ocasiones especiales.

tips-para-elegir-el-mejor-vino-para-tus-platos

1.Mantén tu mente abierta. Esta guía no es una regla. Te invitamos a experimentar para poder elegir, la idea es que te sientas a gusto con tu propia experiencia. El objetivo es emparejar y complementar las características de los platos, con el vino. También se puede crear un contraste o balance para empoderar ciertas características. Por ejemplo: vino dulce con platos picantes.

2. Analiza cuáles son los aspectos importantes para combinar el vino y la comida. Es importante encontrar el balance entre los componentes y niveles del vino (afrutado, acidez, nivel de alcohol, dulce, regusto), que lo lleva a mucho más que solo el sabor.

Otros aspectos a tener en consideración son: la textura, el peso, la estructura y el conjunto entre vino y plato (bouquet). Por ejemplo: la comida delicada, requiere un vino delicado; mientras que la comida más robusta, requiere un vino más pesado.

Aunque lo similar tiende a atraer, también lo opuesto. El punto central es que la comida y el vino deben complementarse uno al otro, de tal manera que se cree un canal de atención entre el vino y la comida y viceversa, sin ninguno de los dos perder su esencia. Para ello es necesario experimentar un poco y crear nuestra propia paleta de sabores, al igual que un pintor la de colores.

3. Para experimentar con el sabor de la comida y el vino juntos, primero hay que saber que existen entre 4 y 5 sabores generales: salado, amargo, ácido, dulce y umami (sabor tierra). También recomendamos estos sencillos pasos que te ayudarán para evaluar y tomar la mejor decisión:

  • Da un buen trago de vino y pásalo por toda tu boca. Después traga.
  • Pregúntate cuál es su sabor y su olor. Busca sabores familiares como: frutas, madera, etc.
  • ¿Te parece un vino ligero o pesado?
  • Considera los 5 puntos de sabor. ¿Es salado, dulce, ácido? ¿O una mezcla?
  • Apunta todas las características que pudiste detectar en el vino.
  • Prueba tu platillo y realiza el mismo análisis y lista de características.
  • Busca empatar características similares entre el vino y tu plato.

Analiza no solo el momento de ingerir, también el regusto y toda la experiencia. ¿Ha sido placentera? Si la respuesta es afirmativa, quizá ya tengas el ganador, si no es momento de probar otra alternativa.

 

Elegir el vino ideal, parecería una tarea difícil. Sin embargo, dado a que no hay reglas estrictas puede ser una decisión personal y de intuición basado en la creación de una propia experiencia culinaria para compartir y disfrutar.

En Arrossería Xàtiva, tenemos una carta de los vinos más emblemáticos de la región. Te esperamos, para que puedas experimentar y probar vinos de diferentes partes del país.