La dieta mediterránea tiene sus orígenes en una porción de tierra considerada única, la cuenca del Mediterráneo, un lugar que los historiadores llaman «la cuna de la civilización», porque en el interior de sus fronteras geográficas se desarrolló la historia completa del mundo antiguo.

Los tres elementos básicos de la dieta mediterránea. Los olivos para la producción de aceitunas y aceite de oliva, el trigo para hacer el pan y las uvas para elaborar el vino. ¿Sabéis que para los antiguos romanos el pan, el vino y el aceite, eran los símbolos de la cultura y agricultura rural? También fueron los símbolos elegidos de la nueva fe.

La dieta mediterránea ha sido estudiada por decenas de destacados científicos como una de las dietas más saludables del mundo. Varios estudios han demostrado que seguir la dieta mediterránea reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El reciente estudio PREDIMED (Prevención Primaria de la Enfermedad Cardiovascular con la Dieta Mediterránea) concluyó que seguir una dieta mediterránea tradicional suplementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos reduce en un 30% la incidencia de complicaciones cardiovasculares mayores: muerte de causa cardiovascular, infarto de miocardio y accidente vascular del cerebro.

Con la finalidad de salvaguardar este estilo de vida saludable y singular, en noviembre de 2010 la dieta mediterránea fue declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. España, Grecia, Italia y Marruecos, fueron los países que presentaron la candidatura, y la Fundación Dieta Mediterránea (con sede en Barcelona) fue la encargada de la coordinación a nivel técnico.

Los restaurantes de Grupo Xativa tienen presente día a día los principios de la dieta mediterránea. Os esperamos!