Tomar el postre es a día de hoy una costumbre, un momento deseado e imprescindible de cualquier comida o cena diaria. Pero alguna vez te has planteado ¿por qué después de cada comida tomamos algo dulce?. De hecho, aunque todos disfrutamos cuando rematamos una comida con unos dulces artesanales elaborados con mucho mimo, por ejemplo, seguramente también la mayoría desconocemos el origen de esta tradición de endulzar el final de las comidas. Por eso, hoy vamos a explicártela.

¿Sabes que tomar el postre es una costumbre dulce, deliciosa y con raíces en el Imperio Romano? La tarta de queso, que está considerada como el postre más antiguo del mundo, se remonta incluso a varios siglos atrás, al año 776 antes de Cristo. La cultura romana promovió la costumbre de los festines compuestos por innumerables platos. Y, al parecer, en esas copiosas comidas era habitual comer dulces cuando se cambiaba de un plato salado al siguiente. Los sabores dulces servían de puente entre un plato y otro y se componían, sobre todo, de frutas y panes con levadura y miel.

Hoy en día se ha mantenido la costumbre de tomar una pieza de fruta como postre al acabar la comida, mientras que el pan con levadura y miel se ha mantenido a su manera, y ha evolucionado hasta convertirse en los deliciosos panes dulces italianos que se consumen en fechas navideñas, los famosos panettones.

Grupo Xàtiva ofrece una gran variedad de postres tradicionales, innovadores, y de autor, que serán el broche perfecto para finalizar una comida o cena como merecéis.

¡Os esperamos!

https://www.grupxativa.com/blog/2017/03/31/nuestros-postres-de-chocolate/