El sentido del humor de los seres humanos puede transformar tragedias de la historia en  celebraciones que la mayoría de las veces están llenas de una cierta ironía de lo cotidiano.

El Día de los Inocentes por ejemplo tiene un origen bastante trágico, aunque en ese día se gasten bromas de todo tipo. Esto viene quizá porque asociamos la palabra inocencia a las bromas, es decir a una persona inocente por el mismo hecho de serlo se le pueden gastar todo tipo de bromas o mofas, por mucho que nos parezca increíble el pasaje bíblico que conocemos como la matanza de los inocentes por orden del rey Herodes.

El 28 de diciembre se celebra el día de gastar bromas a los demás y hacerlos caer por inocentes y esto incluye a familiares, amigos y compañeros de trabajo. Aquí en España es muy común la promulgación y difusión de noticias falsas de esto hace gala con gran maestría la prensa deportiva, los principales diarios ya nos tienen acostumbrados a las inocentadas con titulares de las noticias políticas de la actualidad. La Guardia Civil Española el año pasado también se unió a las inocentadas a través de Twitter que se hizo viral donde anunciaban: “Una patrulla de tráfico multa a la chica de la curva por no llevar chaleco reflectante. La ley debe ser igual para todos”

Por fortuna, esos inocentes ya nada tenían que ver con los bebés de la narración bíblica. Este año será mejor que estemos muy atentos de todo lo que sucede a nuestro alrededor para no ser victima de una inocentada.

En donde les podemos garantizar que no haremos inocentadas es en el sabor exquisito de los platos que se preparan en los fogones de Grupo Xàtiva, donde siempre os esperamos.